6 cosas que todas hemos pensado al hacernos las cejas

Aunque tu rutina matutina de maquillaje dure menos de cinco minutos de la prebase a la barra de labios, nos apostaríamos algo a que te frenas un poco y te centras al hacerte las cejas. Bien seas una chica de lápiz o una aficionada al gel, realzar el arco requiere una cierta calidad artística... y hay varias cosas que siempre se nos pasan por la cabeza.

6 thoughts we’ve all had when doing our brows

1.     “¿Y si hoy pruebo una forma distinta?”

En 2016 hay montones de tendencias en cejas por probar: las cejas aniñadas un poco repasadas que vemos en las alfombras rojas, las cejas rectas y aplanadas que han dominado las pasarelas... Pero haznos caso: las siete de la mañana de un día laborable no es el momento de ponerse a experimentar. Espera al fin de semana, cuando tengas las brochas limpias y tiempo libre, y vuélvete loca. Entonces podrás ponerte a hacer todas las virguerías que te apetezca con las cejas; te recomendamos que uses el Brow This Way Brow Sculpting Kit de Rimmel London un dúo de polvos y cera que puede ayudarte a conseguir cualquier look que te propongas.

2.    “¿Por qué son tan distintas una de la otra?”

Todos hemos oído decir que las cejas tienen que ser como hermanas, no como gemelas: parecidas, pero no idénticas. Aun así, hay días en los que no podemos evitar notar lo arqueadísima que es una, y lo increíblemente gruesa que se ha puesto la otra. ¿No deberían crecer al mismo ritmo? ¿No eran iguales ayer?

6 thoughts we’ve all had when doing our brows

3.    “¿De verdad merecen tanto esfuerzo?”

Hemos de admitirlo: hay días en los que rellenar las cejas pelito a pelito parece demasiado esfuerzo, y tenemos la tentación de dejarnos un flequillo bien tupido para dejar de preocuparnos. Pero entonces lo recordamos: las cejas enmarcan el rostro, sellan el look y, además, nos encantan.

4.    “¡¿De dónde ha salido esta UNICEJA?!”

No sabemos si es científicamente posible que el vello del entrecejo nos crezca mucho más rápido que el pelo que la cabellera. Sin embargo, por más que nos ciñamos a nuestro calendario de depilación a la cera, con hilos o con pinzas, siempre parece que salgan algunos pelitos descarriados que nos arruinan la, por lo demás, perfecta simetría de nuestras cejas. No te preocupes, que no estás sola. Pero si te sientes incómoda, usa el lápiz perfilador de cejas de Rimmel This Way para desviar las miradas al arco de tus cejas.

6 thoughts we’ve all had when doing our brows

5.    “¿Me hacen parecer enfadada mis cejas?”

Esto se nos cruza por la mente cada vez que dibujamos un arco más definido con el lápiz. Aun así, una ceja angulosa es potente; y, siempre que se combine con una sonrisa perfecta de labios encarnados, tu look será atrevido y hermoso.

6.    “Igual esta mañana no me hago las cejas.”

Es broma. Nunca piensas algo así.